JERUSALÉN...DE QUIÉN ES JERUSALÉN...DE QUIÉN ES (2010)

موقع الصحفي والأديب سعيد العلمي |
ALBUM DE FOTOS | LIBRO DE VISITAS | CONTACTO |
 
 

LA VOZ ÁRABE-HISPANA الصوت العربي الإسباني
موقع الكاتب والصحفي سعيد العلمي
WEB del escitor y periodista Saiid Alami

وجوديات
وجدانيات
القصيدة الوطنية والسياسية
قصص سعيد العلمي
الصوت العربي الإسباني
POESÍA
RELATOS
La Voz Árabe-Hispana
ARTÍCULOS ARCHIVO

said@saidalami.com

 

JERUSALÉN...DE QUIÉN ES

Saiid Alami

 

Según los propagandistas de Israel y del Sionismo internacional,  Jerusalén es el tercer lugar santo del  Islam mientras que para el judaísmo es el primero y el único, argumentando así que, por lo tanto, Israel tiene prioridad en Jerusalén, ciudad que está sufriendo en la actualidad la más feroz campaña israelí para borrar sus señas de identidad árabes,tanto  musulmanas como cristianas

Eso del “tercer lugar santo del Islam” es una traducción errónea e interesada, como tantísimas otras, del  Árabe (Zalezu al haramein asharifain)o, literalmente: (el tercero de los dos nobles santuarios) lo cual no se refiere, en absoluto, a la importancia de cada santuario, sino que es una mera enumeración cronolóَgica de estos santuarios: primero fue la Meca, y luego Medina y más tarde Jerusalén. Todos son de igual importancia para el Islam. Decir “mi tercer hijo” nunca quiere decir que es el tercero en importancia, sino el tercero cronológicamente.

Esos propagandistas del sionismo también afirman que el Corán no menciona a Jerusalén ni una sola vez Diametralmente lo contrario: Jerusalén es el único lugar del mundo que ha sido bendecido en el Corán que es para todo musulmán creyente la palabra de Dios. La sura del Viaje Nocturno (sura17) empieza diciendo en su primera aleya:”Gloria a quien una noche hizo viajar a su siervo desde la Mezquita Inviolable ( en la Meca )hasta la Mezquita de Al-Aqsa, (Jerusalén) aquella cuyos alrededores hemos bendecido, para  mostrarle parte de nuestros signos".

Esta aleya se refiere al viaje nocturno del  profeta Mohammad desde la Meca a Jerusalén desde donde realizó, según la tradición islámica, su ascensión, dos hechos (viaje nocturno y ascensión)absolutamente fundamentales en la conformación de la religión del  Islam. Esta aleya, además, forma una de las muchas profecías cumplidas que encierran las páginas del Corán dado que cuando fue revelada al profeta, en la primera etapa de su mensaje, cuando solo contaba con un puñado de discípulos, ni existía la Mezquita Inviolable (Al Haraam) ni la Mezquita de Al-Aqsa. La primera fue posible años después, tras la conquista de la Meca ( año 630 de la era cristiana) y la segunda, en Jerusalén, fue posible 54 años después de la muerte del profeta, durante el mandato del califa omeya Abdelmalek Bin Marwan (685 D.C.) y gracias a que el califa Omar Ben Aljattab había derrotado al imperio bizantino 35 años antes.


AL QUDS=LA SANTA

Otro de sus argumentos un tanto desesperados en su afán de separar entre la Ciudad Santa y su pueblo autóctono árabe-palestino, es aquello de que la Biblia repite muchas veces el nombre de Jerusalén y el Corán ninguna, argumento este que ya vimos que es falso, además de que hay que tener en cuenta que la Biblia propiamente dicha, o sea, los cuatro evangelios independientemente del Antiguo Testamentos, es considerado por los musulmanes tan árabe como el Corán. Pero si queremos recurrir a esta dialéctica utilizada por los propagandistas de Israel , podemos constatar que sólo en lengua árabe Jerusalén es denominada La Santa (Al Quds) y (la Ciudad Santa: Bait Al Maqdes), por lo tanto, y siguiendo la lógica de los propagandistas de Israel, la ciudad sería santa sólo para los árabes, musulmanes y cristianos, y no para los judíos dado que estos no la denominan La Santa .

Más aún, el nombre hebreo de Jerusalén ni siquiera es hebreo, sino canáneo, como la inmensa mayoría de los nombres de las localidades de Palestina mencionados en los textos religiosos judíos. La Ciudad Santa existía siglos antes del inicio de la invasión hebrea de Palestina en 1240 a.c. Hasta la conquista de la ciudad dos siglos mas tarde por David, ayudado por los filisteos (no olvidemos que David era lacayo de los filisteos y ayudó a su rey Gat a derrotar a Saul en la batalla de Gilboé en el año 1000 a.c. y luego traicionó a los filisteos y se enfrentó a ellos derrotándoles) esta ciudad era de sus dueños y fundadores, los jebuseos (palestinos), que eran una tribu canánea. Jerusalén se llamaba entonces Salem (nombre árabe) y los hebreos mantuvieron este nombre canáneo (los canáneos eran originarios de la Península Arábiga) convertido en Yerushalaim: ciudad de Salem, simple y llanamente. (fuente:Tierra de Canán- del judío Isaac Asimov) .

Siguiendo esta línea, los mencionados autores  sionistas hablan de vestigios del Templo de Salamón que dicen que existen debajo de las mezquitas de la Roca y Al-Aqsa, lo cual es absolutamente falso, dado que al cabo de 43 años transcurridos desde que Israel ocupó militarmente Jerusalén, en los que los equipos arqueológicos israelíes no descansaron ni un día en su búsqueda de “vestigios” del Templo, estos no hallaron nada de nada de lo que buscaban.

Repito: Israel no ha encontrado nada de restos arqueológicos relacionados con el tan cacareado Templo.

Ese Templo , que Salomón terminó de construir en 957 a.c fue destruido totalmente por Nabucodonosor II de Babilonia en 586 a.c. De ese Templo, que es el que realmente veneraban los judíos, no queda ni rastro y no existe prueba fiable alguna de que el llamado Muro de las Lamentaciones, o Muro de Al-Buraq para los musulmanes, haya pertenecido al mencionado Templo. El segundo Templo de Jerusalén construido en 515 a.c. era de mucha menor importancia arquitectónica que el primero y fue totalmente destruido por Tito el 9 de octubre del año 70. Si tomamos en cuenta en primer lugar que el primer Templo “no era grande” (Enciclopedia Británica, Volumen 6, 1993) y si recordamos que estamos hablando de un momento histórico y de una zona donde un sólo hombre, Sansón, podía derribar un templo (Antiguo Testamento-Jueces) simplemente tirando de dos columnas del mismo, podemos facilmente deducir que clase de construcciones eran aquellos dos templos.

¿Quién Construyó el Templo?

A todo esto se añade que los judíos no encuentran, en toda su efímera historia en Palestina,otra cosa de la que enorgullecerse excepto unas inexistentes ruinas de un templo que al parecer era de reducidas dimensiones construido hace más de 25 siglos. En todos estos siglos transcurridos desde entonces no han podido construir otra cosa. Ni siquiera aquel Templo podía haber sido levantado si no fuera por la ayuda del rey Hiram de Tiro, sus cidros, canteros y artesanos (Antiguo Testamento—Reyes).

Todos los pueblos contemporáneos y anteriores al período que estamos tratando han dejado múlltiples y grandiosas edificaciones, a pesar de que otras muchas desaparecieron a lo largo de los siglos. Egipcios, babilónios, asirios, romanos, griegos, Árabes, etc. cuentan hoy día con un riquísimo patrimonio arqueológico, artístico y arquitectónico, en muchas partes del mundo antiguo , excepto los judíos, que desde Israel y sus aparatos de propaganda instalados en Occidente vienen ensordeciendo a media humanidad con sus interminables historias (e histerias de sus propagandistas sionistas) relacionadas con un sólo Templo que en toda su historia fue lo único que vale la pena que fueron capaces de construir, y sólo gracias a la inestimable ayuda de los fenicios de Tiro.

Los propagandistas de Israel están ensordeciendo a medio mundo (el occidental, por supuesto) hablando de aquel  inexistente templo, con el único fin de cegar a la opinión pública occidental y hacerla olvidar que Jerusalén es, ante todo, la ciudad del Santo Sepulcro, de la Iglesia de la Resurrección y de otras numerosas iglesias y monumentos históricos cristianos, a la vez que es la Jerusalén de las mezquitas de Al-Aqsa, de la Roca, de Omar, y de otras muchas mezquitas y monumentos islámicos construidos a lo largo siglos y que son, junto a los cristianos, auténticas joyas del patrimonio de la Humanidad. Resulta que tantos y tantos gloriosos templos existentes de hecho desde hace muchos siglos no cuentan en absoluto para Israel, porque son cristianos e islámicos, y lo único que cuenta en la ciudad ocupada de Jerusalén es un templo desaparecido en los albores de la historia de la Humanidad.

Es más, la propia ciudad de Jerusalén, la ciudad vieja, es de construccón islámica, excepto algunas edificaciones anteriores, de origen romano. (Ocurre en Jerusalén lo que ocurre en la ciudadela de Toledo, que es árabe, con vestigios romanos. A esta ciudadela se la conoce como "el casco árabe).

Lo mismo sucede en el resto de Palestina, donde los judíos no cuentan apenas con vestigios, excepto tumbas imaginarias y nunca (en ningún caso) documentadas, mientras que musulmanes y cristianos tienen un sinfin de lugares santos, que están de pie, llenas de vida, desde hace muchos siglos. Hasta los romanos tienen en Palestina, Israel y toda la región, un gran numero de vestigios. Los hebreos, en cambio, nada de nada. Eso sí, una formidable propaganda, mucha mitología y un ensordecedor ruido.

Y no olvidemos nunca que estamos hablando de una ciudad ocupada por Israel, donde este Estado terrorista  - acreditado como tal mediante un sinfin de matanzas, destrucciones masivas y un comportamientocaracterizado sistemáticamente por el  desprecio y la barbarie respecto a la legalidad internacional  y frente a la comunidad internacional - no tiene derecho alguno a permanecer allí. Tampoco olvidemos que Israel, potencia invasora y ocupante, lleva v arias décadas ignorando y pisoteando la legalidad internacional respecto a Jerusalén Oriental y rechazando sistemáticamente las exigencias de la comunidad internacional para que se retire de la Ciudad Santa y la entregue a sus auténticos y legítimos dueños, los palestinos.
Septiembre.2010

DEJE AQUÍ SU COMENTARIO    (VER COMENTARIOS)


COMPARTIR EN:

Todos los derechos reservados كافة الحقوق محفوظة - Editor: Saiid Alami محرر الـموقـع: سـعـيـد العـَـلـمي
said@saidalami.com
E-mail: said@saidalami.com