ARABEHISPANO.NET

الموقع العربي الإسباني

Edita:Saiid Alamiتحرير:سعيد العَلمي (مدريد Madrid)

|
ALBUM DE FOTOS | LIBRO DE VISITAS | FORO DE DEBATE | CONTACTO |
 
 


WEB

PORTADA del 12 diciembre 2011 al 25 abril 2012

الغلاف من 12 ديسمبر 2011 الى 25 أبريل 2012

Portada desde mayo 2012 a 31 diciembre de 2012
الغلاف من مايو 2012 الى آخر 2012
Portada desde inicio de enero hasta final de julio 2013

الغلاف من أول يناير إلى آخر يوليو 2013

La Portada desde agosto 2013 hasta final enero 2014

2014 الغلاف من أغسطس 2013 إلى نهاية يناير

12 octubre 2014

Abderrahim Mahmud, el poeta palestino combatiente

Por Saiid Alami

PORTADA de junio 2014 a marzo 2015

ARABSPAIN PRESS(R)-Marca Registrada nº2660578:B.O.P.I. 16/01/2006-Reservados todos los derechos

 

IRAK:EL SIONISMO ANIQUILADOR

SAIID ALAMI


Febrero 2003

IRAK:EL SIONISMO ANIQUILADOR

NO SE TRATA DE UNA GUERRA... SINO de ANIQUILACIÓN y GENOCIDIO

SAIID ALAMI

El aparato propagandístico estadounidense, o sea sionista, cuyo poder es mundial y arrasador, insistía, durante los meses anteriores a la “Guerra” de Liberación de Kuwait, iniciada el 17 de enero de 1991, en calificar al ejército irakí como el “cuarto más poderoso del mundo” en lo que fue la máxima expresión de falsificación y desinformación jamás registrada en el sistema de comunicación a nivel mundial. Los medios de comunicación sionistas de Estados Unidos, con influencia mundial, no dejaban ni un día de publicar y difundir informaciones, reportajes y “dossieres” sobre aquella inventada capacidad militar que se le atribuía a Irak desde la Casa Blanca de Bush I y desde Tel Aviv y Nueva York, las dos capitales sincronizadas del Sionismo.

El resultado es conocido de todos nosotros. Apenas hubo guerra, sino, más bien, un paseo militar estadounidense y decenas de matanzas perpetradas contra los civiles irakíes por la aviación y la marina de Estados Unidos, como la matanza del refugio subterráneo del Al-Amiriyah, en Bagdad, donde 408 civiles irakíes, la mayoría mujeres y niños, perecieron en la madrugada del 13 de febrero de 1991 gracias a los misiles “inteligentes” del padre del actual presidente estúpido de EEUU.

Otra matanza de aquella guerra se perpetró por la cobarde aviación estadounidense en Safwan, en Kuwait, cerca de la frontera de Irak.* Todos recordamos aquellas apocalípticas imágenes difundidas un sinfín de veces por las televisiones de todo el mundo y en las que se veía, en tomas aéreas, vastas extensiones del desértico territorio kuwaití, en Safwan, sembrado de miles de coches, autocares y camiones, civiles, además de vehículos militares, todos entre carbonizados y destruidos.

Yo visité ese tenebroso lugar, llamado por la prensa internacional “la carretera de la muerte” pocos meses después de aquella horrenda matanza, en la que las victimas eran en su mayoría civiles irakíes y de otras nacionalidades que se escapaban de Kuwait, en toda clase de vehículos, en desbandada, pavoridos por las muestras de salvajismo mostradas por las tropas y la aviación anglo-americanas. A pesar de que el lugar había sido limpiado de cadáveres, pude ver, en lo que parecía una especie de inmenso cementerio de vehículos, un sin fin de zapatos de señora y de niño, ropas de civiles, maletas tiradas por todas partes, etc. como señales que aun seguían vivas de una de las mayores matanzas perpetradas hasta entonces por el ejército americano desde el final de la guerra de Vietnam, aunque en esta ocasión ayudado por el ejército británico. También he podido ver allí, acompañado por un amigo oficial del ejército kuwaití, numerosos vehículos militares destruidos, armas y municiones esparcidas por doquier.

Hoy día, aquel inmenso escenario de muerte sigue allí, aunque limpiado de armas y municiones, testigo de la barbarie anglo-americana, que tanto se había ensañado en los civiles, destruyendo a lo largo de aquella interminable matanza, desde el 17 de enero hasta el 26 de febrero de 1991, sus instalaciones y sus viviendas, en Bagdad y en otras ciudades irakíes, donde más de 200.000 civiles irakíes murieron en el curso de aquellas 6 semanas. Seis semanas que el secretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld, según sus recientes declaraciones, quiere repetir, pero con una densidad de fuego sobre Bagdad y otras ciudades irakíes que puede multiplicarse por 100 el fuego escupido en 1991 sobre ese país árabe, cuna de la civilización.

Y EN LIBIA TAMBIÉN

Cinco años antes, el bárbaro e indigno ejército americano, utilizando sólo la aviación, había bombardeado salvajemente Libia, en abril de 1986, destruyendo escuelas, hospitales y barrios populares, de lo que también pude ver personalmente, mientras los aparatos de propaganda anericano-sionistas aseguraban que eran bombardeos dirigidos sólo contra las instalaciones militares libias. En Bangazi, pude ver misiles americanos incrustados en las paredes de algunas casas de barios populares, sin haber explotado, mientras que decenas de casas yacían en el suelo derribadas sobre sus moradores por los sofisticados misiles de Bush-padre. En un hospital de Trípoli, destruido parcialmente, pude ver, esparcidas por el viento, centenares de fichas de pacientes, y restos de sangre por todas partes. Personal sanitario, civiles que acudían a las consultas, y pacientes, fueron masacrados impunemente por la aviación americana, como en tantos otros lugares de Libia.

NI CAURTO EJÉRCITO NI AMENAZA PARA LA HUMANIDAD

Hoy día, los falsificadores y criminales de siempre, y los lacayos de estos, tipo Partido Popular en España, vuelven a la carga y nos bombardean a los pueblos de Occidente con sus misiles acostumbrados de desinformación y mentira pretendiendo hacernos creer que Irak supone “una gran amenaza” para el mundo -como no para de repetir la nefasta ministra de Exteriores de España, Ana Palacio- como si los pueblos de Estados Unidos y Europa fueran tan estúpidos, como lo están siendo algunos de sus gobernantes, que defienden estas proclamas vacías de contenido y de razón.

Irak hoy, después de aquella terrible aniquilación a la que fue sometida en 1991 y tras 13 años de boicot internacional y de bombardeos casi diarios que llevan a cabo la aviación de los criminales de Washington y Londres, es un país que se encuentra en lamentables condiciones a todos los niveles, incluido el militar.

En el momento de redactar este artículo, el mundo sigue a la espera de que Bush y su banda sionista instalada en la Casa Blanca, declaren la “guerra” a Irak. En estos momentos, ya mediado el mes de febrero del 2003, a nadie le cabe la menor duda de que esta guerra tendrá lugar.

A finales del mes de enero 2003 el rey Abdallah II de Jordania ha dicho que sólo un milagro impediría la guerra (de Bush) contra Irak… Poco antes, España se había apresurado a ordenar la evacuación de su personal diplomático de Bagdad. En el lado estadounidense, Bush no cesó, ni por un día, de intensificar su escalada verbal contra Irak, no dejando que nadie tenga la menor duda sobre sus intenciones criminales de invadir aquél país árabe. Para colmo, el general Myers, jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos anunció a finales de enero 2003 que fuerzas de su ejército ya se encontraban en el interior del territorio irakí, concretamente en el norte del país…El pentágono por su parte corregía poco después estas informaciones, puntualizando que sólo se trataba de fuerzas especiales y de agentes de la CIA que estaban, y siguen estando, instruyendo a milicianos kurdos contrarios al régimen de Bagdad. ¿En base a que legalidad internacional las tropas de EEUU se encuentran ya en territorio de Irak?. ¿Hasta este límite Bush y su equipo desprecian a la comunidad internacional, a la ONU y a sus aliados europeos y de la OTAN?. En pleno debate sobre la guerra de Irak y cuando la mayor parte de la comunidad internacional se oponía a los planes de Bush... y en plena actividad diplomática internacional al respecto...EEUU pasaba olímpicamente de toda legalidad internacional y enviaba sus fuerzas especiales y sus agentes de la CIA al interior del territorio irakí, con lo que Washington dejaba claro que por encima de cualquier otra consideración, tenía la acuciante e inaplazable necesidad de invadir Irak.

Esta necesidad acuciante, e inexplicable para muchísimos políticos y analistas en Occidente se quiere plantear ante la comunidad internacional y las opiniones públicas de casi todos los países del mundo en base al falso pretexto de la existencia en Irak de unas armas de destrucción masiva, existencia esta que nadie pudo probar fehacientemente. Incluso suponiendo que estas armas existan, nunca han sido utilizadas por el dictador irakí, excepto contra su propio pueblo en Halabja, en marzo de 1988, y con la total connivencia, apoyo y bendición, entonces, de Washington.

DIVORCIOS CONFLICTIVOS: SADDAM y BEN LADEN, LOS DOS "EX" de EEUU

No hay que olvidar aquí, que Saddam Husein era uno de los hombres de EEUU en Oriente Próximo, si no, ¡¿como explicar que detente el poder a lo largo del último cuarto de siglo este hombre, que no tenía otro mérito en su vida política hasta su ingreso en el Consejo del Mando de la revolución de su país en 1963 que el de haber intentado matar, a disparo de metralleta, por encargo del partido Baaz (entonces clandestino) al entonces presidente de Irak Abdelkarim Qasem, el 7 de febrero de 1959!?. Intento aquel que fue fallido (como lo han sido la inmensa mayoría de las empresas emprendidas por Saddam hasta nuestros días) y que le obligó a huir a Siria y de allí a Egipto donde residió desde febrero de 1960 hasta que Qasem fue derrocado y asesinado en febrero de 1963 por los golpistas del Partido Baaz.

Saddam, del que hasta entonces no se le conocía oficio ni beneficio, regresaba a Irak en aquél año de 1963 para formar parte, nada menos que del Consejo del Mando de la revolución. Un don nadie convertido directamente en miembro del CMR. Al poco tiempo los socialistas del Baaz son perseguidos y Saddam es encarcelado para convertirse, nada más salir de la cárcel, en 1969, en vicepresidente del CMR y acto seguido desempeñar también el cargo de vicepresidente de la república. Saddam ocupó este cargo durante 10 años, en los que en la práctica era el hombre fuerte del régimen, pasando en 1979 a ocupar la presidencia de la república.

¡¿Cómo un hombre carente de carisma, que no era militar, ni líder popular, ni nada de nada, escalaba entonces tan importantes cargos del Partido y del Gobierno, en un país donde los militares lo eran todo, y donde los golpes de Estado organizados por los militares eran el pan de cada día!?.

Lo cierto es que en un mundo árabe que entonces estaba infestado por regímenes dictatoriales sumisos a Estados Unidos, encargados expresamente de proteger a Israel (si no, simplemente eran derrocados por la CIA y cambiados por otros más sumisos) el caso de Saddam Husein, no era más que uno entre tantos agentes de EEUU subidos al poder en un mundo árabe recién salido de la colonización militar occidental, pero permaneciendo, hasta nuestros días, bajo una neocolonización anglo-americano mucho más férrea y astuta.

Esta neocolonización es ejercida por unos regímenes dictatoriales, marionetas y mantenidos por la fuerza militar, totalmente extraños a sus pueblos, enemigos de su propia nación, protegidos y apoyados por Estados Unidos, el Reino Unido e Israel, y absolutamente sumisos a Washington y a Londres.

Saddam llegó a la presidencia de la república en 1979, el mismo año en el que Jomeini llegaba al poder en Irán. Saddam tomó el poder entonces por disposición de Washington y Londres, para hacer la guerra contra Irán, y prueba de ello es que su régimen y su ejército fueron armados hasta los dientes por Estados Unidos, el Reino Unido y Francia. Una locura que duró 8 años en los que dos países islámicos se destrozaron el uno al otro, con más de un millón de muertos en ambos lados. Y todo para servir a los intereses de EEUU y el RU.

Ahora, los cínicos de la Casa Blanca y el Downing Street alegan, para lanzar la guerra contra Irak donde Saddam Husein parece que les dio la espalda por una razón o otra, que el dictador de Bagdad no es de fiar, y dan prueba de ello en el hecho de que Saddam agredió a dos de sus vecinos, Irán y Kuwait, cuando en realidad la Primera Guerra del Golfo ha sido por orden y encargo de Washington y Londres y con armas suministradas principalmente por estas dos capitales. En cuanto a la segunda guerra del Golfo, ha sido aprovechada desde 1990 hasta la saciedad por Estados Unidos, que se apoderó de hecho de toda la región del Golfo, que se ha convertido en una auténtica colonia estadounidense, donde están estacionados en estos momentos más de 140.000 soldados de esta nacionalidad, además de 35.000 soldados británicos. Los buques de guerra, incluidos varios portaaviones, procedentes de EEUU y RU, asedian, literalmente, la Península Arábiga por completo, desde el Mar Rojo, Golfo de Adén, Mar de Arabia, Golfo de Omán, y a lo largo de a las aguas del Golfo Arábigo-Pérsico. Así que, las dos guerras del Golfo han sido enteramente en beneficio y provecho de EEUU y RU.

Hombres como Saddam y Usama Ben Laden han probado en el pasado, hasta la saciedad, que eran agentes de Washington y Londres. ¿O es que quieren hacernos olvidar que Ben Laden luchó durante largos años contra los soviéticos en Afganistán con total apoyo, entrenamiento, financiación y protección de EEUU?. Simultáneamente, en los años 80, Saddam y Ben Laden defendían con las armas (anglo-americanas), los intereses de Washington y Londres, el primero, laico, contra los fundamentalistas de Irán y el segundo, fundamentalista, contra los comunistas de Moscú, en territorio afgano y contra los intereses del pueblo afgano.

MUYAHIDIN, CIA y MOSSAD

Yo tuve la ocasión, en 1989, de ver, en Kabul como los llamados falsamente Muyahidin, que eran 12 facciones, en su mayoría financiadas, armadas y entrenadas principalmente por americanos y británicos, masacraban a cientos de inocentes ciudadanos afganos mientras dormían. Entre estos Muyahidines que resultaron ser netamente americanos, y que fueron respaldados por la poderosa propaganda americano-sionista (hasta con una película de Rambo que ensalza a aquellos Muyahidines), se encontraba Ben Laden y sus hombres. He visto, desde las ventanas del Hotel Intercontinental de Kabul, situado en una atalaya que domina la torturada capital afgana, como aquellos Ben Laden, Al-Sayaf, Hikmatyar, Shah Masuud (asesinado por Ben Laden en 2001) y otros mercenarios medievales, bombardeaban desde sus posiciones en los montes que rodean la capital afgana a los civiles desarmados, ciudadanos afganos, por las noches, provocando diariamente al menos una decena de muertos, de todas las edades, incluidas mujeres y niños. Crímenes estos que se repetían en cada una de las ciudades afganas, donde el pueblo afgano, bajo el Gobierno ilustrado, progresista y nacionalista de Nagibullah, era literalmente masacrado, todos los días. Allí no se disparaba contra soviéticos, que ya estaban ultimando su salida del país, sino contra los humildes, pobres y hambrientos ciudadanos, con la bendición de EEUU, Israel y RU, cuyos agentes infestaban las filas de los Muyahidines.

Y EN ARGELIA, TAMBIÉN

Este mismo escenario, se trasladó poco después a Argelia, donde barbudos llegados de Afganistán, muchos de ellos a sueldo de Israel y de Estados Unidos, siguieron masacrando a hombres, mujeres, niños y ancianos de entre los campesinos y del pueblo humilde, bajo emblemas falsamente islámicos (Grupo Islámico Armado, GIA) y que fueron aprovechados a fondo por los servicios secretos y los medios de información de EEUU e Israel –y de estos al resto de Occidente- en contra del Islam, para pintar una imagen sombría y horrenda de los musulmanes, donde sea que se encuentren. Una imagen del Islam que es diseñada meticulosamente por la CIA y el Mossad, y cuyos fragmentos se fueron completando más tarde con un Ben Laden atentado contra embajadas americanas, y una Al-Qaida islámica y terrorífica, pasando por otros grupos islámicos, tambien formados en Afganistán, matando turistas en Egipto y Marruecos, en nombre de un Islam que sólo existe en las mentes de los responsables de la CIA y del Mossad.

UNA IMAGEN DEL ISLAM INVENTADA POR LA CIA y EL MOSSAD

Esa falsa imagen de un Islam-monstruo y de unos musulmanes-criminales, forjada a lo largo de tantos años en Washington y Tel Aviv, fue la que hizo posible acusar a Ben Laden de los atentados del 11 de septiembre del 2001, terminar de perpetrar un auténtico genocidio mediático contra los musulmanes de todo el mundo, perseguir impunemente a los musulmanes dentro de Estados Unidos y lanzar la falsamente llamada “guerra contra el terrorismo” que ha permitido hasta ahora a los criminales instalados en los Gobiernos de EEUU e Israel saltarse todas las leyes internacionales y perpetrar, hasta ahora, sus anheladas masacres contra los musulmanes en Afganistán, los árabes en Irak, y los palestinos en Cisjordania y Gaza ocupadas. Hay que anotar aquí que este eje musulmán-árabe-palestino es el enemigo natural del Sionismo y de Israel. ¿por qué? Porque los planes expansionistas y demenciales del Sionismo afectan únicamente a territorios y pueblos del mundo árabe, que es islámico y del cual forma parte Palestina.

Que ambos hombres, Saddam y Ben Laden -el uno laico hasta la médula y el otro fundamentalista hasta el tuétano- se hayan rebelado, por el motivo que sea, contra sus antiguos amos anglo- americanos es algo que no cambia la esencia y la naturaleza la gran mascarada israelo- anglo-americana que este trío está llevando a cabo en Oriente Próximo, y mucho menos cambia la naturaleza de esta “guerra” iniciada a raíz del 11 de septiembre del 2001. Estamos ahora sufriendo la barbarie del segundo capítulo de esta guerra en Irak. Habrá más capítulos de esta guerra, y cada vez reflejarán más la locura del eje Sharon-Bush- Blair y serán más bárbaros y sangrientos. Esta guerra, en capítulos, no finalizará hasta que Bush desaparezca del poder.

SADDAM NO SUPONE AMENAZA PARA NAADIE EN EL EXTERIOR

Que nosotros sepamos, y si no que alguien demuestre lo contrario, el régimen dictatorial y corrupto de Irak jamás amenazó, desde el final de la ocupación de Kuwait, en 1991, con utilizar armas prohibidas, o sin prohibir, contra ningún país extranjero. Ni siquiera contra Israel.

Desde el mismo mes de octubre del 2001, poco después de aquél nefasto 11 de septiembre, he mantenido en mis artículos escritos al respecto que las intenciones de Bush de aprovechar los espantosos acontecimientos acaecidos en Nueva York y Washington -cuya autoría sigue sin ser probada hasta estos momentos y, además, está siendo cuestionada en Occidente, cada vez por más especialistas y investigadores- para golpear duramente a los países árabes y musulmanes que pueden suponer una amenaza para la estabilidad y la expansión territorial de Israel. Sigo manteniendo, como entonces, que la guerra de Afganistán no era sino un simple rodeo para despistar a los aliados árabes y europeos de EEUU, queriendo así impedir que se percaten, desde el principio, de las auténticas intenciones de la Casa Blanca.

DETENIDOS y MÁS DETENIDOS....PERO NINGUNA PRUEBA

Antes de pasar a desarrollar este punto llamo la intención nuevamente acerca de la enorme, fabulosa y gigantesca falacia que sigue rodeando la autoría de los atentados de aquél 11 de septiembre. Hasta hoy, y al cabo de 18 meses de investigaciones (o simulacros de investigaciones), detenciones, acusaciones, persecuciones, no hay nada, absolutamente nada, que pruebe que Ben Laden sea el responsable de aquellos atentados terroristas y criminales, ni que hubieran existido de verdad los famosos 19 “pilotos suicidas” con el egipcio Mohammad Ata a la cabeza.

Se trata más bien de una sarta de mentiras, de montajes y de falsificaciones a los que son tan proclives las actuales autoridades políticas, policiales y de Inteligencia de Estados Unidos. Así, decenas de detenidos bajo sospecha de pertenecer a Al-Qaida, organización esta que tan enormes beneficios ha aportado hasta ahora a los planes imperialistas, hegemónicos y expansionistas de EEUU, siguen pudriéndose en las cárceles y campos de concentración norteamericanas, (como Guantánamo), sin haber probado hasta ahora la culpabilidad de ninguno de ellos. Existen numerosos testimonios de que muchos de estos detenidos han sido sometidos a torturas inhumanas que suponen una auténtica vergüenza para la nación estadounidense que tanto presume de la democracia y cuyo Gobierno hipócrita y criminal es tan dado a autoerigirse en defensor universal de los derechos humanos.

También hay decenas de detenidos en Europa y Asia, algunos de ellos, como es el caso de España, llevan encarcelados más de un año, sin haber sido aun juzgados y sin que se haya presentado contra ellos una sola prueba de peso judicial. El diario El País (España) titulaba en su edición del 9 de febrero 2003 “Faltan pruebas contra la célula española de Al Qaeda, según el juez”. En este caso, el periódico se refería a los 16 argelinos y marroquíes que fueron detenidos en Cataluña en el mes de enero del 2003. El mismísimo Powell se refería a ellos en el curso de su vergonzosa intervención ante la ONU el 5 de febrero del 2003. El dmencionado diario español decía que el juez Guillermo Ruiz Polanco, que instruye el caso, así como los fiscales, consideran “insuficientes” las pruebas presentadas contra la mayoría de los detenidos. El País vaticinaba que serían puestos en libertad. Ni estos, ni los otros detenidos, desde Indonesia (el atentado de Bali) hasta Jordania, han sido seriamente inculpados, con pruebas fehacientes. Si a esto añadimos que Al-Qaida puede ser perfectamente una organización de la CIA o del Mossad. No olvidemos que esta criminal organización está encabezada, según EEUU, por el conocido agente de la CIA, Usama Ben Laden, hecho este que es hoy día de dominio público internacional. Otra cuestión sería que este agente se haya rebelado contra sus jefes en Washington.

¿ Y QUE HAY DE LOS SERVICIOS SECRETOS DE EEUU e ISRAEL?

Sorprende sobremanera, por muy ingenuo que sea el observador de turno, que en todo este cúmulo de detenciones, atentados (tipo la matanza de Bali), “dirigentes” de Al Qaida detenidos, y “redes” de Al Qaida desarticuladas, nadie señale, ni por lo más remoto, a ningún servicio secreto, especialmente los más criminales de la tierra: CIA y Mossad. Todos sabemos que Bush, tras el 11 de septiembre del 2001, dio carta blanca a la CIA para que “asesine” a quien considere oportuno asesinar, en el extranjero. Así, Washington se vanagloriaba tras el asesinato, a finales del 2003, en Yemen, de 6 hombres mediante una operación de inteligencia que fue culminada con un misil, o más, que acabaron con la vida de esos hombres. Washington, al vanagloriarse de haber perpetrado este “atentado terrorista”, al más puro estilo israelí en Palestina, reconoce haberse convertido en un Estado terrorista. Y no es que necesitemos que Washington reconozca su condición terrorista....eso lo sabemos desde las bombas de Heroshima y Nagazaki....y a lo largo de los 10 años que lleva bombardeando Irak, fuera de toda legalidad internacional.

¿Cuántos otros atentados ha perpetrado la CIA a lo largo y ancho del mundo...sin haberlo anunciado nunca...por las matanzas que han podido ser perpetradas en esos atentados?. ¿ Y el Mossad? Cuantos crimines ha cometido el Mossad desde el 11 de septiembre del 2001 para mantener vivo el espíritu de apoyo a la guerra de Bush tanto en estados Unidos como en el resto del mundo?. Las autoridades de EEUU no han dejado ni por un solo día de alertar al mundo contra posibles e inminentes atentados, que, excepto el Bali, muy lejos del territorio estadounidense y europeo, nunca aparecían por ningún lado. Sin embargo, y milagrosamente, en estados Unidos y otros países la policía no da abasto deteniendo a sospechosos y asegurando, cada vez que lo hace, que ha evitado “un grandísimo y salvajísimo atentado” que los detenidos de turno estaban – casi siempre- a punto de cometer . ¡Cuanta falacia...cuanta mentira...cuanta farsa!. La inmensa mayoría de estos detenidos serán, y tiempo al tiempo, puestos en libertad por la Justicia de cada uno de esos países, excepto en los países no democráticos,donde se podrirán en la cárcel durante muchos años.

Basta con leer libros escritos por especialistas en los distintos servicios secretos de Estados Unidos, Israel y el Reino Unido, para darse cuenta de la cantidad de crímenes que estos han llevado a cabo, sin el menor escrúpulo, y sin que nadie les haya señalado con el dedo en su momento. El criminal era siempre una organización armada que en muchas ocasiones nadie volvía a saber nada de ella. Tomemos por ejemplo el libro de Gordon Thomas titulado (Mossad, la historia secreta). En este libro se narran un sinfín de crímenes ejecutados por el este servicio secreto israelí, a lo largo de las últimas 4 décadas, en los CINCO continentes, incluidas operaciones contra países amigos de Israel, como son Francia y Estados Unidos. Lógicamente, otro sinfín de crímenes israelíes en el exterior no se recogen en este libro. En ninguno de los casos que se narran en esta obra de investigación había aparecido el nombre del Mossad o de Israel, en relación con los supuestos autores del asesinato o del atentado de turno. Siempre era una supuesta organización árabe, islámica o, incluso, francesa ecologista ( como en el caso de la voladura de la planta nuclear francesa en La Seyne-sur-Mer, cerca de Toulon, a finales de los 70. Aquél atentado, perpetrado por el Mossad fue reivindicado por una supuesta organización llamada Grupo Ecológico Francés, nombre este que fue inventado por el propio Yitzhak Hofi, director del Mossad entre 1974 y 1982.

¿Cuantos crímenes terroristas- o intentos fallidos y planes teóricos para cometer atentados- de los registrados en distintos países del mundo desde el 11 de septiembre del 2001, incluido el de las Torres Gemelas, han sido obra del Mossad o de otros servicios secretos afines?. Tendremos que esperar décadas para saber la respuesta....pero de lo que no cabe duda, en absoluto, es que el Mossad y otros aparatos de Inteligencia muy próximos, como la CIA, han sido los auténticos autores en muchos de estos casos. Nada significan los nombres y las nacionalidades de los detenidos en cada uno de estos casos. No olvidemos que sobre su capacidad de falsificación y montaje el equipo de Bush nos han dado ya numerosos ejemplos desde que detentan el poder, casi siempre chapuceros e indicadores de que tanto Bush, como Rumsfeld y Cheney tienen un coeficiente mental tan reducido que nadie entiende hasta ahora como han sido colocados a la cabeza de la potencia más poderosa del mundo.

Las llamadas “pruebas” presentadas por Collin Powell ante el Consejo de Seguridad el pasado 5 de febrero sobre la posesión de Irak de armas de destrucción masiva, y que fueron anunciadas a pompo y platillo a lo largo de las dos semanas precedentes, resultaron ser tan infantiles y ridículas, que no hicieron más que provocar en el común de las gentes de todo el mundo la misma pregunta y el mismo asombro: ¡¿qué es lo que hace que la superpotencia mundial pierda los papeles y haga el ridículo de esta manera?!. ¿Cómo es posible que Powell presente ante las cámaras de televisión de medio mundo una conversación grabada, según él, por sus servicios secretos, en la que se oye la voz de dos hombres que, también según él, eran de dos oficiales irakíes, y quiera que la Humanidad se lo crea, como si ignorara que Powell representa a la Administración estadounidense más farsante y mentirosa de la historia de esa potencia?. O como si las opiniones públicas de todos los países del mundo hubieran olvidado que se trata del representante de la potencia que tantos crímenes contra la humanidad tiene en su haber, desde las magnas matanzas de Hiroshima y Nagazaki, hasta las imborrables matanzas perpetradas en Vietnam.

Sobre estas “geniales” pruebas de Powell, la inmensa mayoría de los analistas y especialistas en el tema han opinado que no han convencido a nadie y que más bien se trata de falsificaciones. Como muestra tomamos las declaraciones publicadas por la prensa (La Razón, periódico español netamente progubernamental y que apoya a la guerra de Bush), el pasado 7 de febrero, y realizadas por Mariano Aguirre, director del Centro de Investigación para la Paz, en las que decía que estas pruebas han sido: “poco consistentes y nada concluyentes. Diría que son pruebas entre falsificadas y fragmentos de posible información de inteligencia”.

Powell, en su afán de hacer el ridículo, ha calificado de excelente el informe publicado por el Gobierno de Tony Blair -atribuido por el Downing Street a los servicios secretos británicos- sobre el “rearme” de Irak, y que resultó ser un burdo plagio, incluidos los errores ortográficos y gramaticales, de una parte de una tesis doctoral presentada por un estudiante de origen árabe llamado Ibrahim Al-Marashi, en California, hacia 12 años, o sea, con motivo de los preparativos para la guerra de Liberación de Kuwait. Un auténtico escándalo de falsidicación anglo-americano. Powell decía sobre este informe británico, ante el Consejo de Seguridad, que “describe con exquisito detalle las actividades engañosas que practica Irak”. Para gran bochorno de la Casa Blanca y el Downing Street, la propia prensa británica se encargo de demostrar que Washington y Londres seguían imperturbables en sus intentos de engañar a las opiniones públicas propias y ajenas respecto a Irak, en su afán de llevar a Occidente, engañado a una guerra contra Irak y contra el mundo árabe y musulmán.

¿Cómo es posible que dos naciones tan poderosas como Estados Unidos y el Reino Unido estén gobernadas por una banda de retrasados mentales que es su afán de servir al Sionismo estén haciendo el ridículo ante el mundo entero sin que les caiga la cara de vergüenza en ningún momento y, además, acusando a sus propios pueblos de ser unas masas de borregos porque estos, en su inmensa mayoría, se oponen tajantemente a la guerra de Bush?.

EL AUTÉNTICO OBJETIVO DE LA BANDA DE BUSHl

El verdadero objetivo del equipo criminal que Gobierna en Washington, absolutamente sometido a Israel, es aniquilar a Irak, Siria, Irán, y - si hiciera falta- Pakistán (la mano ejecutora sería la India, aliada de Israel). Todos estos países son enemigos activos o potenciales de Israel que de una manera o de otra impiden la expansión israelí y la culminación del plan sionista de construir el Gran Israel, que se extiende, en los mapas sionistas, desde el territorio de Irak hasta el de Egipto.

En cuanto a Egipto, su suerte está echada, pues su aniquilación, igual que la de Irak (Isaías-13) es considerada por el Sionismo, y por su fundamentalista Israel, como un objetivo bíblico-estratégico (Isaías-19). Todos hemos visto como en la primera mitad del año pasado se lanzaban desde Estados Unidos e Israel veladas acusaciones e indirectas amenazas contra Egipto, que luego fueron despareciendo, porque dejaban al descubierto el plumero de los sionistas de la Casa Blanca. Aquellas acusaciones y amenazas fueron provisionalmente congeladas, con el fin de no provocar la calle egipcia en un momento en el que Estados Unidos se deshacía en gestos hacia determinados países árabes en un intento de ganar su apoyo, o su neutralidad, ante la guerra contra Irak. El primer ministro de Israel, Ariel Sharon, en el curso de su campaña electoral de enero del 2001, amenazó reiteradamente a Egipto, hasta con destruir su gran presa de Aswan, lo que entonces irritó sobremanera al presidente egipcio Husni Mubarak.

Pero, como he advertido en anteriores artículos, no hay que olvidar - y lo iremos viendo- que Hizbullah en Líbano y Hamas, Yihad Islámico y demás facciones de la Resistencia palestina, forman el objetivo principal y inaludible de la guerra de Bush. Por lo tanto, Líbano y Palestina serán escenario, en determinadas fases de la guerra de Bush, de auténticas matanzas, más horrendas, si cabe, de las actuales, en cuya responsabilidad posiblemente incurrirán directamente soldados estadounidenses y británicos, mano a mano con el terrorista ejército de Israel. Así, el Sionismo, también lograría, matando dos pájaros de un tiro, que no sólo las manos israelíes estuvieran manchadas de sangre palestina....para que nadie en Occidente ose en el futuro pedirle cuentas a Israel, ni en lo moral ni en lo penal, por sus crímenes y matanzas en Palestina.

Muchos responsables árabes y palestinos ya han dado la voz de alarma: Sharon aprovechará a tope la guerra contra Irak para perpetrar un auténtico genocidio contra los palestinos, con dimensiones jamás conocidas antes, y que culminará con la expulsión de la población palestina de la Cisjordania. Podemos, por lo tanto, estar a la puerta de una guerra sinfín, tanto por los auténticos planes de Estados Unidos e Israel para la región de Oriente Próximo, incluida Irán, como por lo que puede pasar en Palestina. Si Sharon perpetra las temidas matanzas de palestinos y expulsa al pueblo palestino de su tierra, por segunda vez (la primera en 1948) podemos estar, a la larga, en las mismas puertas de la Tercera Guerra Mundial, dado que los pueblos árabes reaccionarán contra Israel y esta, auténtico Estado del terrorismo y del crimen, no dudará en recurrir a la utilización de sus bombas nucleares.

Por lo tanto, el presidente Bush llevará a su país y a sus aliados europeos a una guerra contra el mundo árabe que puede durar años. Bush intentará, cueste lo que cueste, alargar la guerra hasta después de las próximas elecciones presidenciales en su país, pensando en poder así ganar votos para su reelección a base de venderse al pueblo americano como su salvador y así poder repetir aquella entrada triunfal en un Congreso infestado de sionistas que todos pudimos ver inmediatamente después de aquél 11 de septiembre y que no era más que una parte de un gran montaje en el que se ha querido convertir a este político, que ha entrado en la Casa Blanca a hurtadillas, en un presidente aclamado y aplaudido. Los sionistas piensan que así Bush adquiriría una legitimidad popular de la que aun carece, lo que le permitiría alargar la guerra contra el Islam y la nación árabe hasta el final de su segundo mandato.

Para que todo esto sea posible, la fabulosa flota mediática estadounidense e israelí trabajará a toda máquina para confundir a aliados y enemigos y para allanar el camino a las sucesivas etapas de la guerra y justificar, a posteriori, las matanzas y crímenes de guerra que indefectiblemente se irán perpetrando a mano del trío israelo-anglo-americano.

La Unión Europea

Recordemos aquí que la agresión de 1956 contra Egipto la llevó a cabo el trío israelo-anglo-francés, y fue interrumpida gracias a un ultimátum de Washington (presidente Dwight Eisenhower)... ¡como han cambiado los tiempos y los lacayos de Israel, entre los que nunca puede faltar Londres, primera responsable de la creación de este Estado contranatura y de la interminable tragedia del pueblo palestino!.

A estas alturas, la opinión pública de los países de la UE, incluido gran sector de la prensa y la inmensa mayoría de las fuerzas políticas y sociales, especialmente en España, se sienten cada vez más insultadas (como lo explicó magníficamente en una entrevista radiofónica reciente el actor español José Sacristán) por la insolencia de Bush y de sus secuaces de la nueva banda mafiosa que Gobierna en Washington. El mundillo cinematográfico español puso el dedo en la llaga en el curso de la entrega de los premios Goya (31 enero) cuando todos los premiados se manifestaron, en sus intervenciones, contrarios a la guerra, en medio del clamor y el aplauso del público, y del desconcierto de la ministro Pilar del Castillo, presente en la sala.

La inmensa mayoría de los europeos y una buena parte de la sociedad estadounidense, se preguntan, cada vez más extrañados y perplejos, (especialmente después de que Corea del Norte dejó a Bush, y lo sigue haciendo, en el más espantoso ridículo) sobre el secreto que subyace detrás de tanta necedad que supone el obstinarse en lanzar una guerra contra un país, Irak, de cuarta o quinta fila, y tan lejano de Estados Unidos.

Ya son muy pocos los ingenuos que pueden tragar tantas y tan repetitivas bobadas –no se puede calificarlas de otra manera- que Bush viene diciendo incansablemente ( la última vez en su discurso ante el Congreso del pasado 29 de enero) en el sentido de que Saddam Husein supone “un peligro para el pueblo americano y para la paz mundial”.

Los lideres europeos libres, con talla de estadistas conscientes de su papel al servicio de su pueblo y de la paz mundial, como son Chirac y Schroeder, conscientes de la grandeza de sus respectivas naciones, no se dejan avasallar por un cowboy farsante como Bush.**

Poco a poco, como dijo el senador demócrata Edward Kennedy, “el abismo se hace más profundo y amplio entre Estados Unidos y Europa”, gracias a la necedad de Bush y de su Administración. Las posturas de Aznar, Berlusconi y Blair, apoyando incondicionalmente a Bush, cavan otro abismo en el seno de la UE, para gran satisfacción de este último y de su topo europeo, Blair.

A este respecto, la carta firmada por Aznar, Blair , Berlusconi y otros 5 lideres europeos, respaldando a Bush, en contra de Chirac y Schroeder, ha supuesto el quebranto más grave jamás registrado en el seno de la Unión Europea. Diarios franceses y alemanes no dudaron en calificar de ¨vasallos de Bush” a los firmantes de la carta, sin que les falte razón.

¿Que tiene que ver la política exterior británica, por un lado, con la italiana, portuguesa y española (firmantes de la carta), por otro, en relación a Irak?. Nada de nada. Londres ha sido considerado enemigo de Bagdad a lo largo del último medio siglo (aviones de guerra británicos llevan 10 años bombardeando a Irak, mano a mano con los aparatos americanos, violando toda legalidad internacional) mientras que a Roma, Lisboa y Madrid les han unido, hasta 1990, fuertes lazos de amistad y cooperación con Bagdad. ¿Sería posible siquiera imaginar que algún día Londres se vuelva tan estúpido como para lanzarse a una guerra contra un tercer país al que le une la amistad y la cooperación sólo por que le conviene a España, por mucha amistad que tengan Londres y Madrid?. (sucede lo contrario: España se va lanzar a la guerra para servir los intereses de Estados Unidos y del Reino Unido- país este que sigue ocupando parte del territorio español, Gibraltar).

Una encuesta realizada por EOS Gallup Europe, publicada por la agencia France Press el pasado 30 de enero, el 82 por ciento de los ciudadanos de 30 países europeos se oponen a una guerra contra Irak. Según esta encuesta el 78 por ciento de los españoles se oponen a la guerra. Un auténtico e insalvable abismo separa a Aznar de su pueblo, ¿al servicio de quién?.

El partido de Aznar pagará caro, en las próximas elecciones municipales y autonómicas, el 25 de mayo, el haber puesto a España de rodillas ante Bush. Medios de información, partidos políticos, fuerzas sociales y la propia calle española recriminan a Aznar, sin paliativos, el haberse posicionado flagrantemente en contra de los intereses de España y de la legalidad internacional. Pero Aznar vive ajeno a la verdad, y cree que podrá salvarse a base de repetir incansablemente, a través de todos los medios de información, y con dinero pagado por todos los españoles, su soterrada campaña electoral bajo el lema de “dicho y hecho” en la que intenta comprar el voto de los pensionistas españolas con un puñado de euros.

Un país como España, al que le une una larga relación de amistad y cooperación con el mundo árabe, especialmente con Irak ¿con que argumentos puede declarar la guerra a un país árabe, a sabiendas –además- de que esta guerra puede extenderse a otros países árabes y puede desestabilizar toda la región?.

Ningún argumento…excepto el de la ambición personal de Aznar, quien su futuro político no depende de las próximas elecciones generales –pues ya anunció en reiteradas ocasiones que no se presentará a la reelección- sino que depende del apoyo de Bush, de Blair y de Berlusconi, para que se convierta en el primer presidente de la UE. Lo más probable es que ninguno de estos tres siga estando en su actual cargo cuando pasen el examen democrático de las próximas elecciones generales de sus respectivos países, donde serán castigados por el electorado por haber dado la espalda vergonzosamente a sus propios pueblos.

Perplejidad

Un estado de auténtica perplejidad envuelve a la opinión pública mundial al no creerse los pretextos y alegaciones que Bush y Blair no paran de repetir para justificar la guerra contra Irak. Ante tanto empecinamiento bélico de Bush en lo refernte a Irak, pero no en lo referente a Corea del Norte, (cuando este último país forma también parte del famoso “eje del mal” patentado por el malvado de Bush, y cuando la capacidad nuclear y armamentística norcoreana supera en decenas de veces a la de Irak y habiendo Pyongyang amenazado, sin rodeos, con recurrir a las armas nucleares en caso de un conflicto con Estados Unidos) los analistas, que se muestran más perplejos y desorientados que nunca, no encuentran otra explicación a este esperpéntico espectáculo que ofrece la Casa Blanca que la existencia de planes en Washington para apoderarse del petróleo irakí. Estos analistas tampoco dan una respuesta suficiente con este simple argumento.

A finales de enero, un analista español, Rafael Bardají, decía en una entrevista con Radio Nacional de España, que no se debe limitar la explicación del empecinamiento de Bush y de su Administración en hacer la guerra a Irak en base a los recursos petrolíferos irakíes, pues si eso fuera así, no haría falta guerra alguna, ya que las propias compañías petrolíferas estadounidenses serían capaces de negociar directamente con las autoridades de Bagdad y conseguir buenos contratos para la explotación de los campos petrolíferos de Irak. Así, explicar tanta locura en base simplemente a los intereses petrolíferos, no parece convincente, aunque el factor petróleo cuente. Bardají decía que lo más probable es que Washington pretenda con esta guerra rediseñar el mapa de Oriente Próximo. Pero se detenía allí, no explicaba el porque de este afán de configurar un nuevo mapa de la región.

EL SIONISMO: FACTOR DETERMINANTE

La verdad es que, en Europa, que no pasa de ser una especie de colonia cultural y mediática de Estados Unidos -y por ende, del Sionismo- pocos se atreven a señalar a Israel como principal culpable de lo que está pasando en la Casa Blanca desde la llegada Bush al poder, por la puerta trasera.

Sólo si nos fijamos en el “lobby” sionista (judíos o no) en el Congreso de EEUU, en el dominio absoluto del factor sionista en la propia composición actual del aparato político de la Casa Blanca (hasta los portavoces son sionistas y posiblemente con un pasaporte israelí en uno de sus bolsillos, además del estadounidense), en el dominio absoluto de los sionistas en cientos de medios de información estadounidenses -especialmente los grandes medios- y en el dominio absoluto del sionismo en la banca de Nueva York, con su incondicional apoyo financiero a Israel, puede darnos la clave de la aparentemente inexplicable obstinación de Bush de llevar a su Ejército y a los Ejércitos de sus aliados occidentales al mundo árabe.

Y si en estos factores se encuentra la clave, que duda puede caber en que el Sionismo es el que está moviendo a este presidente títere que es Bush, quien se encarga, junto a políticos sionizados hasta la médula, como lo son Rumsfeld y Dick Cheney de poner a su país, el más poderoso del mundo, al entero servicio de los planes expansionistas de Israel en el mundo árabe, y pretende, además, que otros países occidentales hagan lo mismo, cuando con el mundo árabe no tienen el menor problema o contencioso.

Que yo sepa, el único periodista español que ha señalado a Israel, con toda claridad y contundencia, como auténtica autora de la guerra contra Irak, es Luis María Anson. Lo increíble para mí ha sido que Anson, un proisraelí hasta la médula, sea quien señale a Israel identificándola como el criminal responsable del genocidio irakí que se avecina. Aunque Anson no dice en ningún momento que un ataque contra Irak sea un crimen ni que Sharon sea un criminal.

En su columna diaria de La Razón (el periódico de Anson), bajo el título “Ni guerra ni Saddam” este dice lo siguiente: “Estados Unidos va a emprender una guerra desmesurada contra Irak porque así lo exige Israel. Sharon no quiere tener en su entorno a un país árabe con más poderío militar que él”. Luego Anson recuerda que Sharon le dijo a Bush que “si estados Unidos no aplasta a Irak lo haré yo, con riesgo de que se levante el mundo árabe”. Y dice Anson también: “ése ha sido el ultimátum de Sharon a Bush II, respaldado por el lobby judío norteamericano”.

Por los motivos que sean, y conocedor como es de los círculos de poder israelíes, donde goza de toda confianza, Anson ha dicho, esta vez, la verdad, de modo claro y contundente, pero seguro que esto no sentará precedente y que seguirá faltando a la verdad siempre que hable de Israel y de los árabes.

Aplastante dominio sionista

A causa de este aplastante dominio sionista en la vida política, económica y mediática de estados Unidos, nadie en ese país pide cuentas a Israel que es un Estado convertido en un auténtico y enorme arsenal de armas de destrucción masiva, como lo son sus 200 bombas atómicas que se encuentran fuera de cualquier control internacional.

Tampoco nadie en Estados Unidos y Europa alza la voz en protesta por las armas químicas y biológicas que posee Israel, cuyo ejército recurrió en numerosas ocasiones a utilización de armas prohibidas, desde las bombas Napalm hasta los gases esterilizantes y balas de fragmentación que se utilizan contra manifestantes desarmados en las calles de la ocupada Palestina y que han sido denunciados reiteradas veces por organizaciones de Derechos Humanos palestinas, árabes e internacionales.

Israel, que es un Estado terrorista, agresor y expansionista como ningún otro en el mundo, que llegó a ocupar simultáneamente territorios de 5 países (Palestina, Líbano, Siria, Egipto y Jordania), que hoy día sigue ocupando territorios palestinos, sirios y libaneses, y que ha llegado a bombardear a países con los que no tiene fronteras como son Irak y Túnez, no recibe la menor crítica del estamento político estadounidense y mucho menos de los principales medios de información de EEUU… y, siendo protegida de la superpotencia mundial hegemónica, nadie en el mundo osa pedir cuentas a Israel, ni siquiera ante las horrendas matanzas que comete a diario y desde hace decenas de años contra el pueblo palestino.

Tony Blair tiene la desfachatez suficiente para declarar una y otra vez (como en el 30 de enero 2003) que Irak ha violado la resolución de la ONU que le ordena desarmarse, con lo que el primer ministro británico pretende justificar la desmedida agresión que se prepara contra ese país árabe. El esperpento anglo-americano no tiene límite, pues Israel no hizo otra cosa, desde su invención por parte de Londres, que violar todas y cada una de las resoluciones de la ONU relacionadas con Oriente Próximo. Pisotear la legalidad internacional es la vocación de Israel, el Estado terrorista que ha convertido en terrorista, a su servicio, a la superpotencia mundial que es Estados Unidos.

Israel, con un Gobierno encabezado por un criminal de guerra de largo historial sanguinario como es el general Ariel Sharon, anhela el inicio de esta guerra, que le permitirá cometer impunemente toda clase de fechorías y barbaridades, tanto contra los palestinos como contra los países vecinos, con lo que intensificará la barbarie que viene practicando con especial enseñamiento desde que Bush proclamó su abominable guerra a raíz del 11 de septiembre del 2001.

Según irán desarrollándose las distintas fases de la guerra de Irak, Israel irá ejecutando el plan del Sionismo. Sólo que las naciones árabe e islámica, (los pueblos y los ejércitos…no los actuales regímenes) a las que, parece, que nadie en Estados Unidos, el Reino Unido e Israel, ha tomado en cuenta, pueden hacer que estas tres potencias reciban una lección inolvidable, que están necesitando. La guerra durará años. China, Rusia, Pakistán y Corea del Norte entrarán en acción sigilosamente, y de distintas maneras, pero siempre contra Estados Unidos.

*******

*(pues es una cobardía sin límites utilizar la aviación más sofisticada del mundo contra soldados y civiles que huían en desbandada, absolutamente indefensos).

** utilizo este lenguaje duro al referirme a Bush, no solamente ahora, sino desde que este farsante desalmado disfrazado de político se hizo con el poder, y ahora lo hago con la enorme satisfacción de ver como la mayoría de políticos, intelectuales, artistas y periodistas - muchos de ellos estadounidenses- utilizan este mismo lenguaje, incluso con más dureza, cuando se refieren al integrista borrachín de la Casa Blanca. Ser respetuoso con esta clase de criminales es ser su cómplice en sus sistemáticas violaciones de la legalidad internacional y sus horrendos crímenes, tanto los que han perpetrado hasta ahora como los que se proponen perpetrar en el futuro, insultando y despreciando así a toda la Humanidad ).

febrero 2003 (Del libro: IRAK...Un Mar de Mentiras)Ediciones Olivium, Madrid

DEJE AQUÍ SU COMENTARIO    (VER COMENTARIOS)


كافة الحقوق محفوظة Editor: Saiid Alami محرر الـموقـع: سـعـيـد العـَـلـمي
ARABSPAIN PRESS(R)-Marca Registrada nº2660578:B.O.P.I. 16/01/2006-Reservados todos los derechos
E-mail: saidalami@hotmail.com