fjrigjwwe9r0TABLA1:B31
edf40wrjww2TABLA1:B31
El gran Poeta Palestino: IBRAHIM TUQAN

Texto y traducción de poemas por: Saiid Alami fjrigjwwe9r0TABLA1:B31
edf40wrjww2TABLA1:B31
IBRAHIM TUQAN, el Gran Poeta Palestino

موقع الصحفي والأديب سعيد العلمي |
ALBUM DE FOTOS | LIBRO DE VISITAS | CONTACTO |
 
 

LA VOZ ÁRABE-HISPANA الصوت العربي الإسباني
موقع الكاتب والصحفي سعيد العلمي
WEB del escitor y periodista Saiid Alami

وجوديات
وجدانيات
القصيدة الوطنية والسياسية
قصص سعيد العلمي
الصوت العربي الإسباني
POESÍA
RELATOS
La Voz Árabe-Hispana
ARTÍCULOS ARCHIVO

said@saidalami.com

 

Temas Poéticos

IBRAHIM TUQAN, el Gran Poeta Palestino

fjrigjwwe9r0TABLA1:B31
edf40wrjww2TABLA1:B31
El gran Poeta Palestino: IBRAHIM TUQAN

Texto y traducción de poemas por: Saiid Alami

Ibrahim Tuqan (1905-1941) es considerado como la viva conciencia del pueblo palestino en los años veinte y treinta, cuando el imperio británico, que tenia en sus manos el destino de Palestina, y el Movimiento sionista mundial, se afanaban en la preparación del terreno para la creación del Estado occidental de Israel en el corazón del mundo árabe.

Tuqan, nacido en la ciudad Palestina de Nablus, recibió su enseñanza escolar en su ciudad natal y en Jerusalén, antes de trasladarse a Beirut, donde se graduó en la Universidad Americana. Tuqan, que ya era conocido como poeta a los 22 años, sufría de un nefasto estado de salud, que le mantuvo triste y preocupado a lo largo de su vida. Trabajo en la enseñanza, publico numerosos artículos en la prensa Palestina y libanesa, y fue el primer director de la sección árabe de Radio Jerusalén, de donde fue expulsado a causa de su patriotismo y nacionalismo árabe, que no disimulaba en sus numerosas intervenciones ante el micrófono a lo largo de cuatro años.

Ibrahim Tuqan no deja en su poesía, y hasta su muerte, de repicar las campanas del peligro que se cernía sobre su patria, llegando incluso a advertir - haciendo gala de una gran clarividencia, propia de los poetas- de que Palestina caería finalmente bajo la ocupación extranjera de los judíos europeos y que los palestinos serian expulsados de su tierra, tal como ocurrió siete años después de su muerte a la temprana edad de 36 años.

En aquellos años, Palestina vivía la ebullición política y social porvocada por la colonización británica y la inmigración incesante de judíos llegados de distintos países europeos, bajo la protección de las autoridades británicas. Así mismo, el país era escenario de manifestaciones, huelgas, y constante agitación en las filas del pueblo palestino, que veía impotente y desarmado como se iba consumando la lenta y sistemática usurpación de su país. Las calles de las principales ciudades palestinas eran escenarios de una violencia cotidiana como resultado de los constantes enfrentamientos entre los palestinos por un lado y los judíos y sus protectores británicos por el otro.

Los palestinos recurrían a una desesperada lucha política y guerrillera en su intento de cambiar el curso de los acontecimientos que sin embargo no dejaban de favorecer el plan sionista y británico cuyas bases habían quedado establecidas en la Declaración de Balfour, de 1917. De hecho, la desesperación se apodero en aquellos tiempos de ciertos sectores de la sociedad Palestina, ante el aplastante poderío militar y político de los británicos y judíos , y ante la falta de apoyo de los países árabes vecinos que igualmente sufran el yugo del colonialismo británico y francés.

En el primer poema que a continuación presento, titulado "Optimismo y esperanza" y que data del año 1928 - traducido aquí parcialmente- el poeta se dirige a este segmento de la sociedad Palestina de entonces, llamándola a la resistencia. En el segundo, titulado " El Mártir" el poeta destaca la otra cara de aquella sociedad Palestina: la de los luchadores que sacrificaban sus vidas en la defensa de su patria, enfrentándose, con escasísimos medios, a los invasores británicos y judíos.

A continuación presentamos dos poemas de Ibrahim Tuqan:

OPTIMISMO Y ESPERANZA

Enjuaga tus lagrimas, pues no te beneficia llanto ni sollozo.

Levántate, no te quejes de la vida, solo se queja el perezoso.

Abre con tu voluntad el sendero, y no preguntes donde está el sendero

Un hombre esperanzado nunca se extravía si se afana y es juicioso

??No!!..., ni se frustra el hombre si su objetivo es honroso.

Consumiste tu vida entre quejas y tristezas, pobrecito de ti.

Te has sentado con los brazos cruzados clamando :la vida lucha contra mi

Si tu no asumes la carga ¿quien lo hará por ti ?.

Tanto que clamas:"!la patría sufre de muchas enfermedades!", siendo tu una de ellas.

"Su mal radica en el pesimismo", ¿acaso indagaste sus síntomas?.

Tu, que eres quien empuñaste el pico para reducirla a escombros.

Siéntate, pues no eres tu el que se afana por levantarla.

Y pasivamente sigue observando los lobos saciándose en sus estanques.

El pesimismo ya forma parte de tus palabras como por instinto,

cual cuervo que anuncia la ruina de la morada

haciendo que su graznido sea oído por el todo mundo.

Esta es la verdad, y los enfermos de espíritu les hiere la

verdad.

Se vislumbra el destello de una esperanza, guíate por su destello.

Tu vivir no seria estrecho si te afanaras por el y si su estrechez

dejaras de lamentar.

Pero te figuraste la enfermedad,

hasta que la imaginación al cuerpo pudo enfermar.

Y creíste que ya eras débil, hasta que la debilidad en tus huesos se pudo instalar.

Al hombre le aterroriza la muerte si a la mortaja no deja de mirar.

+++++

Traducción:Said Alami

EL MARTIR

Sonría, cuando el infortunio encoleriza.

Irrumpió, cuando el horror se desbordo.

Templados el valor y el animo,

firmes el corazón y el pie,

hizo caso omiso del padecimiento,

y el súbito dolor no le doblega.

Su alma esta a merced de su voluntad

que a otras voluntades anonadadas deja,

y en cuya mixtura se encuentran

huracanes y lavas,

mas junta lo revuelto e inmenso

con lo salido y descollante,

esta hecha del elemento del sacrificio

y de la esencia de la generosidad,

y es de la Justicia su ascua

cuyo calor a naciones liberes.

Por la senda de la grandeza caminaba

su morada en la eternidad avistaba

conseguirlo esposado o aniquilado, no le importaba,

presto a cumplir su empeño estaba.

Quizás la muerte le sorprenda

en la cárcel prisionero,

sin familia,

sin haber sido despedido ni llorado por un amado.

Quizás sea metido en tierra

hasta de su mortaja despojado

sin que sepamos si lo ocultan

sus cuencas o sus cúspides.

No importa donde su cuerpo esta

pues su nombre la eternidad llenar?. Es el, el lucero guía

que se vislumbra en las tinieblas del desastre,

proyectando su luz en los ojos

que ya no concilian el sueño,

y arrojando fuego en los corazones,

que ya no conocen el rencor.

Que rostro mas resplandeciente,

que con decisión aborda la muerte.

Expira? enviando su melodía

que ya canta la gente:

"Soy de Díos y de la patria"

*****

Traducción: Said Al

DEJE AQUÍ SU COMENTARIO    (VER COMENTARIOS)


Todos los derechos reservados كافة الحقوق محفوظة - Editor: Saiid Alami محرر الـموقـع: سـعـيـد العـَـلـمي
said@saidalami.com
E-mail: said@saidalami.com