A los 101 de su nacimiento y 66 años de su..." /> A los 101 de su nacimiento y 66 años de su..."> Abderrahim Mahmud, el poeta palestino combatiente

موقع الصحفي والأديب سعيد العلمي |
ALBUM DE FOTOS | LIBRO DE VISITAS | CONTACTO |
 
 

LA VOZ ÁRABE-HISPANA الصوت العربي الإسباني
موقع الكاتب والصحفي سعيد العلمي
WEB del escitor y periodista Saiid Alami

وجوديات
وجدانيات
القصيدة الوطنية والسياسية
قصص سعيد العلمي
الصوت العربي الإسباني
POESÍA
RELATOS
La Voz Árabe-Hispana
ARTÍCULOS ARCHIVO

said@saidalami.com

 

Temas Poéticos

Abderrahim Mahmud, el poeta palestino combatiente

A los 101 de su nacimiento y 66 años de su muerte

Abderrahim Mahmud, el poeta palestino combatiente

Por Saiid Alami

Del poeta palestino Abderrahim Mahmud dijo el gran intelectual palestino, Yabra Ibrahim Yabra (1920-1994): “Era un poeta que no se limitó a cantar la valentía y el enfrentamiento a la muerte, como hace la inmensa mayoría de los poetas, sino que ha sido el primer y más grande poeta combatiente en la poesía árabe contemporánea. Pues fue a lo largo de su vida un luchador  defendiendo a Palestina, y cada vez que sus encendidos  sentimientos producían palabras  ardientes y poesía llameante, ponía en práctica sus palabras con hechos, empuñando su fusil en los campos de batalla”.

Abderrahim Mahmud nació en el pueblo de Anabta, en 1913 y murió en la segunda batalla de  Ashayarah el 12 de junio de 1948  en la cual fueron expulsados del pueblo de Ashayarah los fuerzas de la organización terrorista judía de Haganah. Por esta razón a A.Mahmud se le conoce en la literatura árabe como (el poeta mártir).

El poeta pertenecía a una familia religiosa y nacionalista. Su padre era el jeque Mahmud Abdelhalim Al Faqhawi, uno de los más destacados imanes y teólogos de la región de la Gran Siria . Creció en un hogar ilustre, culto, tradicional y repleto de libros, lo que influyó decisivamente tanto en la forma como en el contenido de su poesía.

Cursó sus estudios primarios en su pueblo natal y los estudios secundarios en Nablus, concretamente en el Instituto Annajah, donde por aquel entonces daba clase el poeta el célebre poeta palestino, Ibrahim Tuqan, que de hecho enseñó a Mahmud durante un curso o dos. De allí viene que Mahmud haya sido admirador de Tuqan.

Más tarde enseñó árabe en el instituto Annajah, hasta que estalló la Gran Revolución Palestina en mayo del 1936, que es cuando el poeta dimitió y se incorporó de lleno a la lucha armada. Acabada la revolución en 1939 y perseguido por las autoridades británicas, Mahmud se traslada a Irak donde se incorpora a la Academia militar, en Bagdad, de la cual salió a los 3 años con el grado de capitán. Entonces regresa a Palestina y se reincorpora a su puesto de profesor en Annajah.

El 29 de noviembre de 1947  la Asamblea General de las Naciones Unidas aprueba la resolución 181 de la partición de Palestina en dos Estados, uno árabe y otro judío. Entonces Mahmud dimite nuevamente de su trabajo y se reincorpora a la resistencia armada, uniéndose al Ejército de Salvación, formado por unos 7.700 combatientes voluntarios procedentes de Palestina y de varios países árabes, bajo el mando del militar sirio de origen libanés, Fawzi Al Qaukji (1890-1977). Mahmud luchó en varias batallas, llegando a ser un destacado oficial del Ejército de Salvación.

Abderrahim Mahumud sufrió de una gran injusticia como poeta, al ser tratado por los círculos literarios árabes en general y palestinos en particular como un poeta de segunda clase en comparación  con su contemporáneo Ibrahim Tuqan. Fue el escritor y poeta palestino Ezziddin Al Manasrah quien hizo justicia a Mahmud al encargarse entre 1982 y 1986  de verificar y reunir toda su poesía, tanto la que era conocida hasta entonces como la que no lo era.

Esa larga y ardua  investigación realizada por Al Manasra  por varios países árabes tuvo como fruto la publicación en 1988 en Damasco del libro titulado, La obra completa del poeta mártir, Abderrahim Mahmud, que es considerada hoy día la fuente más fiable sobre la obra de este gran poeta palestino. El libro contiene 69 poemas de los cuales 23 se publicaban por primera vez.

Abderrahim Mahmud, muerto a los 35 años, no tuvo ocasión en vida de reunir su obra en un libro, y la idea extendida hasta 1988 de que se trataba de un poeta  de segunda categoría se debió en realidad al primer libro editado sobre el poeta 30 años antes. Aquel libro reunía la obra “completa” de Mahmud  y fue el producto del trabajo de una “comisión de homenaje” al poeta, formada por las autoridades culturales de Jordania y constituida por varios intelectuales del momento. Según Al Manasra, aquel libro, aparecido en 1958 en Amman, ha supuesto en realidad el “destrozo” de la obra de Abderrahim Mahmud, reduciéndola a tan solo 428 versos, cuando sus versos publicados en 1988 fueron 1874, muchos de ellos fueron recogidos y publicados en ediciones posteriores a la de 1958.

Según Al Manasra, el colmo fue descubrir que en la edición de 1958  la mencionada “comisión de homenaje”  había introducida entre los versos del poeta otros que él nunca escribió y había eliminado muchos otros versos de su obra, esgrimiendo entonces distintos pretextos que luego se descubrió que eran falsos y que lo único que pretendía la comisión era ocultar aquellos versos, por motivos políticos.

El estilo lírico de Abderrahim Mahmud se caracteriza por su robustez, gran a bagaje lingüístico y tendencia al arcaísmo, debido a su admiración por la poesía árabe antigua, tanto preislámica como posterior, mientras que el contenido se caracteriza por lo épico, lo legendario, el patriotismo, y la defensa del Islam y de las tradiciones, lo que le distingue mucho de su “maestro” Ibrahim Tuqan, cuyo lenguaje era más ágil, más fluido y más accesible, evitando el recurso de las palabras de uso anticuado, lo que hizo que su poesía sea muy popular. En cuanto a lo épico, legendario y patriótico, ambos poetas coincidían plenamente.

Como la mayoría de los buenos poetas, Abderrahim Mahmud era dotado de clarividencia lo que le permitió, ya en 1935, percibir que Palestina se encontraba en un auténtico peligro de ser ocupada por las bandas terroristas judías que, venidas de Europa con el criminal proyecto de levantar en Palestina un estado sionista, sembraban el terror entre la población palestina.  

Así, el 14 de agosto de 1935, recitó un largo poema ante el príncipe saudí, Saud Bin Abdelaziz, que más tarde se convertía en rey de Arabia Saudí, y que realizaba una visita a Jerusalén. Este poema, titulado La mezquita de Al Aqsa  es de los más conocidos en la literatura palestina, precisamente por la fuerte dosis de clarividencia que recoge acerca del futuro que acechaba a Palestina y a su población.

De este poema traduzco los siguientes versos:

Oh príncipe, ante tus ojos un poeta

Cuyas entrañas encierran amargas penas

La mezquita de Al Aqsa ¿Viene a visitarla?

¿O viene a despedirse de ella antes de perderla?

Benditos sean sus rincones, sus propios hijos la apuñalan,

Realmente dolorosas son estas puñaladas.

Y acercan este acontecimiento penoso unos viles,

Que lo que nos esperamos, precipitan

Mañana, y que cerca está el mañana, no nos quedará

Salvo lágrimas que derramar y mucho que lamentarnos.

Sin embargo, los versos más célebres de Abderrahim Mahmud, recitados infinidad de veces por todo el mundo árabe, desde la perdición de Palestina en 1948, son los siguientes, de su poema “El mártir” en el que glorificaba a los combatientes contra las bandas terroristas judías en Palestina. Este poema fue publicado en 1938 en plena revolución palestina armada contra las autoridades británicas y las bandas terroristas judías.

De este largo poema traduzco a continuación los siguientes versos:

Llevaré mi alma en la palma de la mano

Y la arrojaré en los precipicios de la muerte

O tengo una vida que alegre a mis amigos

O tengo una muerte que enoje al enemigo

El corazón del hombre digno tiene dos metas:

Arriesgarse a morir o alcanzar las aspiraciones

¿Y para qué vivir? Pues que se me arranque la vida

Si no vivo temido por mis enemigos y soberano en mi tierra

Si cuando hablo no me escuchan los otros pueblos

Y si mi discurso no es como un estruendo.

Por Dios que veo mi muerte

Pero aprieto el paso caminando hacia ella

Veo mi muerte y la anhelo,

Sacrificándome por mis derechos usurpados y por mi patria,

Hasta que dice, imaginándose a sí mismo ya muerto en la batalla:

Un cuerpo arrojado en medio de un páramo

Tirando de él las bestias de los llanos.

En él encuentran su parte los leones del cielo

Y en él hay parte para los leones de la tierra

Su sangre cubre la tierra de color púrpura

e impregna de perfume las brisas de levante

Su resplandeciente frente está polvorienta

Pero es un polvo que acentúa la belleza

Sobre sus labios se dibuja una sonrisa

Cuyo significado es burlarse del mundo

Duerme viendo el sueño de la eternidad

haciéndole feliz ver las más dulces visiones.

0000000

Por Dios que así es como mueren los hombres

y quien anhela una muerte honrosa, esta es.

Así que ¿cómo puedo entonces soportar las intrigas de los canallas?

Y ¿para qué entonces me tengo que aguantar la humillación?

¿por miedo? Cuando estoy dispuesto a sacrificar mi vida

¿O por humillación? Cuando soy el Dios de la dignidad

Lanzaré mi corazón al rostro de mis agresores

Pues mi corazón es de hierro y mi fuego es ardiente

Y protegeré mis moradas con el filo de la espada

Y que mi gente sepa que soy quien les defiende

En julio de 1948, diez años después de publicar este poema, Abderrahim Mahmud vio cumplido su sueño de sacrificar su vida por su patria y por sus ideales.

En el poema, “Soy el Ruiseñor de este jardín” recitado en la ciudad de Nablus, en 1945, el poeta ya habla de “la política de desinformación” de la que dice que su peligro para los pueblos es mortal.

“Si un pueblo no se da cuenta de su ignorancia

nunca se dará cuenta de nada”

En este largo poema ahonda el poeta en el tema de la dispersión de los líderes palestinos, su falta de unión y sus enfrentamientos. Además, Mahmud dedica muchos versos a arengar a la juventud para que no acepte la injusticia, que no se doblegue ante nadie, que sea arrojadiza contra el agresor, que los jóvenes sean como el infierno para los agresores e invasores, que no se limiten a repetir lo que oyen, sino que sean de pensamiento independiente.

En una Palestina sometida a la Administración Británica y a organizaciones terroristas judías formadas por invasores europeos protegidos por el ejército británico, los líderes palestinos, que nadie había elegido para desempeñar tal liderazgo, no estaban en absoluto a la altura de los acontecimientos  por lo que fueron dura y repetidamente azotados por Abderrahim Mahmud, a causa de su inoperancia, su falta de unidad y sus desavenencias. Ejemplo de ello su poema titulado “La lengua se desgastó y las plumas se secaron” recitdo en el aniversario de la Declaración de Balfour, en 1946, aunque no se publicó hasta el año siguiente.

De este poema de más 70 versos dobles traduzco los siguientes:

¿Balfour, qué es Balfour, qué es su promesa?

Si no fuéramos nosotros, con nuestras obras, quien la rubricamos

Nosotros con nuestras manos nos hemos herido el corazón

Y de nosotros,  hacía nosotros, vinieron los sufrimientos

Y nos caracterizamos por aborrecer el amor que nos reúna

Mientras que del desierto de la enemistad estamos enamorados

La desgracia nos dividió en muchas tribus

Mientras que la desgracia aglutina a nuestros enemigos

Oh lideres, que os pasáis las noches cuidando de las palabras y componiéndolas

Vosotros,  que os abstenéis de los hechos, dormidos como estáis

Nosotros somos las victimas y no os pedimos gran cosa

Al menos dar a conocer nuestra desgracia e informar

¿Qué intenciones tenéis? ¿Qué habéis hecho?

¿Qué es lo que queréis? ¿O acaso es un pecado preguntar?

¡Ellos son inspirados! Y no preguntes de donde

Descendió sobre ellos la cordura y la inspiración.

¡Ellos son sinceros! Por lo tanto si dicen algo

Obedécelo, pues obedecer es obligatorio.

¿Qué pasa con tanto viaje en avión yendo y viniendo?

¿Qué es todo ese secretismo y toda esa intriga? 

¿Es que no hay otro papel que nos ocupa

Salvo festejar despedidas y recibimientos?

Nada mejor para rascar tu piel que tu propia uña

Los hombres libres no dejan que las  fantasías se apoderen de ellos

Con tu fuego haz que se derrite el yugo que oprime tu cuello

Sobre las calaveras es donde se sostienen las banderas.

Como vemos, ya en aquella época tan temprana Mahmud destacaba en su obra, en varios poemas, la importancia de informar, como antes mencionamos como destacaba el peligro de la desinformación que practica el enemigo sionista y que hoy día sigue practicando a gran escala en todo Occidente.

Defensor de los obreros

Era de izquierdas y tenía muchos amigos izquierdistas en un tiempo donde el movimiento izquierdista adquiría fuerza ante la permisividad del Gobierno británico, muy ocupado entonces con la Segunda Guerra Mundial.

En su largo poema titulado “Obrero” el poeta destaca el papel enorme de los obreros en la sociedad y les instiga a que reclamen fuertemente sus derechos. De este poema traduzco a continuación los siguientes versos:

Estos palacios, que tú levantaste sus techos

¿Acaso son tuyos?

Y los vergeles que tú sembraste alrededor de ellos

¿Acaso te dan sombra?

Y la luz, es tu mano quien la produjo

¿Por qué entonces vives en la oscuridad?

La belleza tú la creaste

Pero otros la poseen

No estés triste, pues con el giro de los astros,

El mundo terminará siendo tuyo

¡Oh Obrero!

Fija tu camino en la vida

Y no salgas del camino

Conoce a tu camarada

Es para ti el refugio en cualquier apuro

Y guarda tus derechos, pues está perdido

quien por ignorancia no protege sus derechos

Ama la belleza en este mundo

No hay nada bello sin la verdad

Y libera tu alma de las cadenas

y que sea un alma libre

  ¡Oh Obrero!

¡Siega con tu hoz los cuellos

Si te despojan de tus aspiraciones!

¡Y golpea con tu martillo las cabezas

Si se obstinan en contrariarte!

Y gobierna, y que en tu país sea tu mandato

No dejes que en tu país te conviertan en un extraño

Tú eres quien siembra la vida

¿Quién osa compartir la cosecha contigo?

  ¡Oh Obrero!

¿COMUNISTA?

Este poema, El Obrero, y otros escritos sobre la clase obrera, inducen a pensar que Abderrahim Mahmud era comunista, ya que menciona claramente (la hoz y el martillo) símbolo de todos los comunistas del mundo en aquel tiempo. En los años 40, la segunda guerra mundial tenía en Palestina una importante base de comunicaciones y suministros británicas y sus grandes batallas y bombardeos llegaban hasta Egipto, todo esto tuvo una gran influencia en la juventud y en los intelectuales palestinos de aquel tiempo, quienes se abrían al mundo y a sus distintas ideologías políticas que estaban en guerra. La clase obrera en Oriente Medio, incluida Palestina, se hacía cada vez más numerosa y empezaba a organizarse, llegando a tener sus asociaciones y su prensa. El Movimiento obrero árabe en general y palestino en particular eran vistos por los intelectuales y poetas de entonces como la columna vertebral de la lucha contra el colonialismo británico y contra los planes sionistas en Palestina.

Los poemas de tema religioso de Mahmud, como veremos más adelante, eliminan cualquier posibilidad de que el poeta fuera comunista. En realidad, el tremendo apoyo de Abderrahim Mahmud a la clase obrera se enraizaba en su profundo sentido de la justicia y su odio visceral a la tiranía, venga de donde venga.

Su defensa de la justicia y su gran dimensión humana quedó bien plasmada en varios poemas, entre ellos, Rehén de dos prisiones, publicado por primera vez en la edición de 1986, de Ezzidin Al Manasrah, quién lo localizó en un manuscrito del propio poeta, que no llevaba fecha. Como dijimos más arriba, esa edición recoge la obra completa de Mahmud.

Del poema, rehén de dos prisiones, traduzco los siguientes versos:

Ciego, y si le dan a elegir, elegiría la ceguera

Para no ver a un lobo opresor y a un débil oprimido

Y hubiera querido no escuchar los quejidos elevándose al cielo

Desde un mundo que cae destrozado bajo los picos de la perfidia

¿!Qué valor puede tener la vista, si lo que va a ver en este mundo es el infierno!?

***

Ciego, pero en sensibilidad aventaja a los videntes

Son ellos los ciegos, de sus hechos se avergüenza la vista

Perdidos están en el desierto del extravío

y cubiertos están por el fango de la maldad

Los ve náufragos en medio de un mar de injusticia y  tiranía

Y mientras, el gran corazón se pregunta: ¿Estos son los seres humanos?

***

Otros Temas

La poesía de Abderrahim Mahmud cubre una amplia temática, lejos de la idea extendida sobre él y que le encierra en la poesía patriótica. Tiene poemas sobre la sonrisa, invitando a sonreír,  sobre la poesía misma, sobre El Corán (Un libro que ilumina),  sobre el profeta Mohammad  (Una noche con dos albas), sobre la Hégira del profeta (traslado del profeta de Meca a Medina), que es su poema más largo, de 101 versos) etc.

Sobre el amor  tiene numerosas poesías, como (Susurros de una moribunda) escrito sobre la amante del poeta Ibrahim Tuqan, Mary Saffuri, publicado en 1938 al poco tiempo de la muerte  de Mary, (Entre mi corazón y yo) y (Salma, ten piedad de mí), (Se ha ido lo que había entre nosotros) y varios poemas más.

Del poema, Vete, se fue lo que había entre nosotros, publicado en 1938, escrito para su amada Salma Alqurra, a quien la acusaba de engañarle con otro hombre, traduzco los siguientes versos:

Mis lágrimas que tanto humillaste ya las sequé

Dios mío cuantas lágrimas mías has humillaste

Y una herida que tenía en el corazón ya la recogí

Y apagando estoy lo que tengo ardiendo en las entrañas

Mi mente errante recuperé

Cuando ya no tenía esperanzas de recuperarla

Vete, se fue lo que había entre nosotros

Vete, asociar no es mi religión

Y no acepto socio ninguno que comparta conmigo mi amada

Yo soy egoísta y no acepté ver a otro reinando sobre tu corazón

Hasta tu padre, si le brindes una mirada

Odiaría mi vida y la vida de tu padre

Vete, se fue lo que había entre nosotros

Arranqué de mi corazón la planta del amor

Y con mis pies la pisoteé

Y temí que me corazón se vuelva a perder extraviado

Y que el pasado regrese por lo que lo destruí

Si  mi corazón vuelve a lo de antaño

Traeré  fuego y lo quemaré

Vete, se fue lo que había entre nosotros

Si volvemos a encontrarnos no me mires

Para que no vea el destello de la traición en tus ojos

El libro de tu pasado está lleno de sufrimiento

No lo leas sino ciérralo

La maldición del amor y de mi corazón caiga sobre ti

                                Vete, se fue lo que había entre nosotros

Amante y defensor de la lengua árabe:

En su poema (Oriente y Occidente) Lanza un ataque despiadado contra aquellos árabes que hablan entre ellos mezclando árabe e inglés.

No creo que exista otro poeta árabe que se haya adelantado a Abderrahim Mahmud en abordar este tema tan de actualidad en nuestros días. Muchos poetas árabes han tocado de lleno este tema en los últimos años, saliendo a la defensa de la lengua árabe, que vemos que está siendo amenazada por la invasión de la lengua inglesa en Oriente y de la francesa en el gran Magreb.

*Todos los versos incluidos en este artículo son traducción del árabe realizada por el autor del mismo.

20 agosto 2014

 

DEJE AQUÍ SU COMENTARIO    (VER COMENTARIOS)


COMPARTIR EN:



A los 101 de su nacimiento y 66 años de su...&tw_p=tweetbutton&url=http://www.arabehispano.net/t3/page3.asp?Id=25718&Rf=64&Rt=2&Np=643&via=Arabe-hispano" style="color:white;" target="_blank">TWITTER

Todos los derechos reservados كافة الحقوق محفوظة - Editor: Saiid Alami محرر الـموقـع: سـعـيـد العـَـلـمي
said@saidalami.com
E-mail: said@saidalami.com