S.O.S AL ESTADO ESPAÑOL

PARAR LA LIMP..." /> S.O...."> S.O.S AL ESTADO ESPAÑOL

موقع الصحفي والأديب سعيد العلمي |
ALBUM DE FOTOS | LIBRO DE VISITAS | CONTACTO |
 
 

LA VOZ ÁRABE-HISPANA الصوت العربي الإسباني
موقع الكاتب والصحفي سعيد العلمي
WEB del escitor y periodista Saiid Alami

وجوديات
وجدانيات
القصيدة الوطنية والسياسية
قصص سعيد العلمي
الصوت العربي الإسباني
POESÍA
RELATOS
La Voz Árabe-Hispana
ARTÍCULOS ARCHIVO

said@saidalami.com

 

ARTÍCULOS (ARCHIVO 3)

S.O.S AL ESTADO ESPAÑOL

S.O.S AL ESTADO ESPAÑOL

PARAR LA LIMPIEZA ¨ÉTNIC¨ MEDIÁTICA

Saiid Alami

Desde estas páginas, y una vez más, -en esta ocasión lo hago explícitamente- lanzo un llamamiento urgente y desesperado, como lo harían cientos de miles de ciudadanos españoles de confesión musulmana y de cientos de miles más que residen legalmente en este país, para que el Estado español, con sus autoridades, legisladores, poder judicial y fuerzas sociales en general, tome inmediatamente las medidas acuciantemente necesarias para que en este pais nos dejen de perseguir y acosar en los medios de comunicación, por nuestra condición de musulmanes.

Basta ya de alegar hipócrita y falsamente el derecho a la libre expresión, porque este es un derecho que nada  tiene  que ver con la masacre mdiática a la que están siendo sometidos los musulmanes de este país, tal vez en preparación de futuras matanzas y expulsiones masivas de las que España tiene una larga y vergonzosa experiencia y que actualmente se reviven en ambientes de odio sólo comparables a los que reinaban bajo la nefasta y mundialmente famosa Inquisición que llevó a la expuslión primero de los judíos españoles y un siglo después a los musulmanes españoles o moríscos.

No se puede callar por más tiempo ante la incesante campaña de desprestigio, de odio y de acoso a la que nos vemos sometidos a diario por los medios de comunicación españoles, que en su mayoría no pasan de ser empresas comerciales cuyo único fin es el lucro y que están dispuestos a vender hasta a su propia madre con el fin de mejorar sus resultados económicos, con lo que anteponen sus propios intereses a cualquier otra consideración de cohesión social, de unidad nacional o simplemente de respeto a los derechos humanos.

La mayor parte de estos medios de comunicación protagonizan, muy activamente, la persecución de los musulmanes españoles y residentes en España. Una persecución criminal que ocurre en un país donde el Islam ha sido reconocido oficialmente como segunda religión de España en cuanto al número de fieles.Una persecución que no cesa de suscitar el odio de la mayoría de los españoles contra los musulmanes y contra el Islam, ofreciendo constantemente a la audiencia una nefasta y falsificada imágen de la religión musulmana y de los musulmanes, con lo que convierten en ceniza cualquier ley que, emanada de Parlamento español, aspira a otorgar al Islam carta de naturaleza en la sociedad española.

Leyes como la adoptada por el Parlamento el 10 de noviembre de 1992, y que reconoce al Islam como una religión de profundo arraigo en España, otorgando a los musulmanes distintos derechos sociales relacionados con su credo,

¿ para que habrán servido tales leyes si los medios de comunicación son un hervedero de odio y de racismo a los musulmanes y no hacen más que estimular este odio y este racismo en la mentalidad española?. Con ello, parece que los medios de comunicación, con sus propietarios detrás, son los encargados de abortar cualquier intento por parte de los poderes estatales de que este país responda en su esencia a los postulados de su Constitución. Parece en realidad que muchos periódicos, televisiones y radios de este país se dedican de lleno a suspender de facto la Carta Magna de los españoles que reza que España es un país laico, y además, es un país donde "todos" los ciudadanos son iguales ante la ley y ante las instituciones.  

Sin embargo eso no ocurre ni remotamente. Pues hay una menoría del pueblo español, que somos los musulmanes, que sufren una agresión constante y diaria por ciertos sectores y circulos de la sociedad española, que son los propietarios y dirigentes de estos poderosísimos medios de comunicación, sin que el Estado y sus instituciones muevan un dedo para impedir esta práctica, tan peligrosa para la paz y la justicia social.

Para que sirve que su majestad el rey Juan Carlos, rey de "todos" los españoles, haya dicho a la sociedad española, el 4 de noviembre de 1992, en el discurso clausural de Al-Andalus 92:"Al-Andalus son hoy, tambien, nuestros compatriotas musulmanes, que forman parte de un proyecto de vida en libertad y respeto a  sus creencias, como el resto de los ciudadnos de un país democrático, a los que su rey admira por su entrega al esfuerzo común solidario". Pues habrá que decirle a su majestad el rey que la mayoría de los principales medios de comunicación en España se rien de estas palabras suyas todos los días del año y practican una persecución de los musulmanes españoles que recuerda a los más oscuros tiempos de la Inquisición. Los españoles estamos siendo literalmente aniquilados por los medios de comunicaicón de este país. Ni nos dejan ser libres, puesto que no hay libertad en medio del acoso y la persecución, ni dejan que el resto de los españoles nos respete, sino todo lo contrario, aleccionan a los españoles en el más despiadado de los desprecios a las creencias y esencia del Islam.

Basta ya de repetir la tan cacareada monserga de la libertad de expresión. ¿qué libertad de expresión?. Lo que existe en este país respecto al Islam y a los musulmanes y la libertad del insulto, de la defamación, de la persecución, del acoso, del aniquilamiento y de la guerra abierta y sin tapujos. Cientos de reportajes, atrículos, programas, telenovelas, películas, libros, son difundidos incesantemente contra el Islam y los musulmanes. Impunemente. Un fenómenos este que no tiene parangón en lo referente a otras religiones. Ninguna otra religión es atacada con tal saña, premeditación, constancia y determincaión como lo está siendo el Islam en España. La pregunta es ¿por qué?. ¿Con qué fines?  ¿Con qué estrategia? ¿Quién está detrás de este fenómeno? ¿Para servir los intereses de quién?, desde luego con esta agresión a los musulmanes españoles no se sirven, ni de lejos, los intereses de España. 

¿Dónde está el derecho a la propia imagen del colectivo musulmán de España?  ¿Quién se encarga de proteger este derecho constitucional si las propias instituciones del estado no lo hacen.  Y ¿Por qué no lo hacen?

Desde estas páginas, puesto que "la libertad de expresión" que existe en este país no nos permite expresar nuestras ídeas, preocupación y quejas en niguno de los medios de información de gran difusión (pues no serían quienes son si permitieran a los musulmanes expresarse a  través de sus medios) sugiero a los legisladores españoles de buena fé que paren los pies a los agresores, para que la fisura social abierta con tanto esfuerzo por los medios de comunicación no se vea agrandada aún más. Se necesitan leyes que pongan fin a esta matanza informativa y esta limpieza étnica mediática que con tanto ahínco estos medios desarrollan día a día, impunemente.

Para ello se necesita unas  leyes que establezcan lo siguiente:

1- Que no se permita a los medios de comunicación difamar a ninguna religión. En los medios de comunicación de la inmensa mayoría de los países del mundo, especialmente los llamados en Europa, despectivamente, Tercer Mundo, sería dificil  encontrar muestras atentatorias contra religiones distintas a la de la mayoría del país en cuestión de la vileza de las miles de muestras de esta naturaleza que se pueden hallar en los medios españoles, siempre contra el Islam.

2 - Si un medio de comunicación quiere difundir información, documentación o ficción relacionada con otros pueblos, pues que lo haga refiriéndose únicamente al pueblo en cuestión, sin estar achacando esto y lo otro a una religión determinada

Sería ridículo, hablando de España, decir que la alarmante adición a las drogas, la prostitución, el adulterio, la adicción al alcohól, el maltrato y asesinato de mujeres, el maltrato a los niños, la pederastía, la violación de las propias hijas, la homosexualidad, el crímen, la reclusión de los mayores en asilos de ancianos, el racismo, la xenofobia, etc. "son practicas habituales entre los católicos", que es justo el lenguaje que se utiliza en los medios de comunicación españoles cuando critican a sociedades en países de mayoría islámica, en su afán diario de preocuparse por la paja en el ojo del mundo islámico sin ver el tronco en el ojo propio. Estos medios de información que utilizan este lenguaje contra las sociedades islámicas son los mismos que venden y alquilan mujeres, a diario, en sus páginas y pantallas.

 3- Que se obligue a los medios de comunicación, especialmente radios y televisiones, si quieren hablar de un asunto relacionado con el Islam, y si no pueden reprimir su instinto anti-islámico, a que esté representado en el programa el punto de vista islámico, a través de algún especialista en el tema que se esté tratando, y que este especialista sea de confesión musulmana.

Es habitual en todos los espacios radiofónicos y televisivos que la regla básica de la imparcialidad quede absolutamente olvidada cuando se trata de un programa sobre el Islam, los musulmanes o sobre un país determianado con mayoría de población musulmana. Toda esa aura de sacrosanta imparcialidad con que se rodea la información y programas documentales en los medios españoles, queda absolutamente olvidada en esas informaciones y programas referntes al Islam, y, misteriosamente, en todos los casos. Lo máximo que se hace cuando se quiere camuflar una escandalosa tendenciosidad anti-islámica es invitar a un presunto "especialista" en el tema, pero, eso sí, no musulmán.

Finalmente  los musulmanes españoles nos preguntamos ¿Para que sirve una democracia si no protege a las minorías étnicas, religiosas y culturales?

¿Para qué sirve una democracia si no protege a los extranjeros, especialmente los más  débiles de ellos: los inmigrantes?

¿Cómo puede ser representativo el Parlamento de todo el pueblo si no están representados en él ni musulmanes, ni judíos, ni evangelistas, ni gitanos, etc.?

¿Cómo puede un Parlamento no defender NUNCA los puntos de vista de estas y otras minorías?

¿No es suficiente para las minorías de este país el que estén rodeados de un Estado profundamente fundamentalista, lo que reflejan fielmente sus fetsividades observadas oficialmente y festejadas al más alto nivel de la cúpula del estado, sin que las festividades de otras minorías tengan la más mínima representación en la vida de este Estado, que constitucionalmente es láico, pero que en la práctica diaria, a todos los niveles, no lo es y sin que ello, que yo sepa, haya escandalizado a ningún político en este país donde restregar la Constitución en la cara de los demás es uno de los deportes más populares

julio 2010

DEJE AQUÍ SU COMENTARIO    (VER COMENTARIOS)


Todos los derechos reservados كافة الحقوق محفوظة - Editor: Saiid Alami محرر الـموقـع: سـعـيـد العـَـلـمي
said@saidalami.com
E-mail: said@saidalami.com